El jugador nacido en CUST fue uno de los protagonistas del equipo tatengue que logró el ascenso a la máxima categoría del básquet argentino.

Dicen que cuando se trabaja con dedicación y objetivos claros, todo llega y vaya si conocen de esto los jugadores y cuerpo técnico del Club Unión de Santa Fe que se conviertieron en los flamates acreedores de una plaza en la Liga Nacional de Baquet tras vencer a Villa Mitre en la final por el ascenso.


Jordi Godoy fue uno de los protagonistas de esta azaña y nos gusta que así sea no solo porque más allá de que hace 7 años que está en el equipo tatengue, sino porque desde hace muchos años es uno de los nuestros. «Desde los 6 años ya jugaba en CUST, siguiendo primero a mis hermanos y realizando toda la etapa formativa allí después de la cual llegué a Unión de Santa Fe» recuerda.


Sobre las sensaciones por el título que le permitirá codearse con los mejores del país expresó «Estoy muy contento es un logro del cual uno no termina de dimensionar lo que significa para el club y la ciudad. Volver a tener un equipo en la Liga Nacional es algo muy importante».


Para finalizar, el jugador destacó que el trabajo fue duro «El grupo hace muchos años que está junto y el mérito para todos ellos era un fruto tan importante en el proyecto».